Sobre el escape de un amigo de ahogarse en la costa de Norfolk

Salió de aquel mar frío en Cromer como una tumba corriendo junto a él, golpeó salvajemente hacia la orilla, pero la ola coronada de negro lo cruzó y lo devolvió, y él vió a su hijo cavando en la tierra enrocada que podría salvarlo. Entonces la roca del adiós se levantó una última vez a sus ojos. Mientras él aullaba una mordaza que atragantaba del mar ahogó su grito y él se hundió en su propio alarido como un aviador muriéndose. Entonces ella fue muy cerca de su hijo dormido en la arena del reloj de arena, fue despertado por quien salvó el destino que sabía que esta vez era el tiempo equivocado: y abrió sus ojos en la muerte del engendrador de su hijo. Ella vuela arriba a la tumba con cabeza de hidra mientras él cierra su vida sobre ella, quien para la vida lo había acostado tan ricamente. Pero ella condujo a través de su  hundimiento como Orfeo y tirado del pelo a su novio escapando. Y en la arena su hijo se paró riendo donde casi llega a ser un huérfano. Entonces los tres se acostaron en aquella arena fría, cada uno agarrándose al otro por una mano viviente.

 

traducción: HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *