Introducción a la poesía

Les pedí que tomen un poema y lo sostengan a la luz como una diapositiva de color o que presionen una oreja contra su colmena.

Digo dejen caer un ratón en un poema y obsérvenlo sondear su camino para salir, o entren en la sala del poema y sientan sus paredes por un interruptor de luz.
Yo quiero que ellos hagan esquí acuático a través de la superficie de un poema ondeando ante el nombre del autor en la orilla.
Pero todo lo que desean hacer es atar el poema a una silla con una soga y torturarlo para extraerle una confesión.
Ellos comienzan golpeándolo con  una manguera para descubrir lo que realmente quiere decir.

traducción: HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *