Apilando nieve con Buda

En la iconografía usual del templo o la cantina local jamás lo verían hacer una cosa así, lanzando la nieve seca sobre una montaña a su espalda redonda, desnuda, su pelo atado en un nudo, un modelo de concentración.
Sentado es más su velocidad, si esa es la palabra para lo que hace, o no hace.

Incluso la estación es mala para él. En todas sus manifestaciones, ¿no está cálído o levemente húmedo? ¿No implicaba eso su serena expresión, aquella sonrisa tan amplia que lo envolvía alrededor de la cintura del universo?
Pero aquí estamos, haciendo nuestro camino en la carretera, una palada a la vez. Lanzamos la pólvora liviana en el aire claro. Sentimos la fría niebla en nuestros rostros. Y con cada echada desaparecemos y nos perdemos mutuamente, en estas repentinas nubes de nuestra propia acción, aquellas ráfagas de fuente de nieve.
Esto es mucho mejor que un sermón en la iglesia, digo en alto, pero Buda se mantiene echando paladas. Esta es la verdadera religión, la religión de nieve, y la luz del sol y gansos invernales rugiendo en el cielo, digo yo, pero él está demasiado ocupado para escucharme.
El se ha lanzado a empalar nieve como si fuera el propósito de su existencia, como si la señal de una vida perfecta fuese un camino despejado donde puedas deslizar tu auto fácilmente y conducir hacia las vanidades del mundo con un ventilador roto y una canción en la radio.
Toda la mañana trabajamos lado a lado, yo con mi comentario y él adentro de su generoso bolsillo de silencio, hasta que se acercó el mediodía y la nieve estaba toda apilada a nuestro alrededor, entonces, lo escucho hablar.
Luego de esto, él pregunta, ¿podemos entrar y jugar a las cartas?
Ciertamente, replico, y calentaré algo de leche y traeré tazas de chocolate caliente a la mesa mientras barajas las cartas. Y nuestras botas se paran goteando junto a la puerta.
Aaah, dice el Buda, levantando sus ojos e inclinándose por un momento sobre su pala antes de manejar la delgada hoja nuevamente en lo profundo de la reluciente nieve blanca.

 

traducción: HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *