Oración de un padre

Señor, házme tolerante y sabio, inclina mis oídos para escucharlo, no dejes que se pare con ojos bajos, temiendo confiar en mí y ser sincero. Instrúyeme para que pueda saber el camino por el que mi hijo y yo debemos ir.
Cuando nos extraviemos, como una vez hice, o la locura juvenil lo descarríe, no dejes que vuele en cólera y conduzca lo bueno en él afuera. Enséñame a ganar su confianza, a que él no oculte ningún secreto de mí.
Señor, fortaléceme, y hazme quien tengo que ser. Un ejemplo apropiado para mi hijo. Garantízame que él jamas escuchará o verá un hecho vergonzoso que yo haya hecho. No importa cuán dolorosamente lo intente, no permites que socave su orgullo.
A pesar de los años y las sienes grises, aún deja que mi espíritu lata con alegría, enséñame a compartir en todo su juego y ser un camarada con mi muchacho. Donde sea que tengamos la oportunidad de estar, deja que él encuentre felicidad conmigo.
Señor, como su padre, ahora rezo por la fuerza de la humanidad y sabio consejo, déjame tratar justamente, día a día, en todo lo que implica la paternidad. Para ser su padre manténme atento, ¡No permitas que sea hipócrita!

 

traducción: HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *