Cortesía

De cortesía, es mucho menos que coraje de corazón o santidad, aún en mis caminatas me parece que la gracia de Dios está en la Cortesía.
En monjes que hice en el otoño de Storrington, ellos me llevaron directo a su salón, yo ví tres imágenes en la pared, y la cortesía estaba en todas ellas.

La primera, la Anunciación, la segunda, la Visitación, la tercera, la Consolación, de Dios que era nuestro hijo de la Dama.
La primera era de san Gabriel, sobre vientos en llamas él cayó desde el cielo, y mientras andaba sobre una rodilla él brillo con cortesía celestial.
Nuestra dama salió de Nazaret, era su mes de carga pesada, aún su rostro era grandioso y amable, porque la cortesía estaba en su mente.
La tercera era nuestro pequeño caballero, a quien todos los reyes en armas adoraron, él era tan pequeño que no se podía ver su gran intento de Cortesía.
Nuestro Señor, que era nuestro hijo de la dama, va y te bendice, Pueblo, uno por uno, mi rima está escrita, mi trabajo está hecho.

 

traducción: HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *