Sobre el regalo de un libro a un niño

¡Niño, no lances este libro a todos lados! ¡Refrena el hereje placer de cortarle todas las imágenes! Presérvalo como tu tesoro principal.

Niño, ¿nunca has escuchado decir que tu eres heredero de todas las edades? ¿Por qué, entonces, tus manos nunca fueron hechas para desgarrar aquellas gruesas y bellas páginas?
Tus pequeñas manos fueron hechas para tomar las mejores cosas y dejar las peores: también pueden ser usadas para sacudir las enormes manazas de las personas más viejas.

Y cuando tus oraciones completen el día, cariño, tus pequeñas, diminutas manos también fueron hechas, pienso, para rezar por los hombres que perdieron sus tierras de hadas.

 

traducción: HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *