El camino de no retorno

Entonces ahora tomo un camino amargo donde no veo límite alguno,

y cansadamente levanto la carga que una vez transporté con alegría.

Para mí ya no arderá una estrella de aventura junto al mar o la costa,

mientras renuncio a tomar caminos salvajes, avizoro el camino de no retorno.
He hollado caminos peligrosos, al sol y la sombra se despliegan.

Y algunos fueron nostalgiosamente a Dios, y algunos el camino del diablo.

Pero hay uno que no debería rehuir, aunque he permanecido bastante en él durante mi vida:

un amanecer romperá cuando deba tomar el camino de no retorno.
Adiós a amigos, adiós a enemigos, adiós a la sonrisa o enojo,

mi viaje está cerca de cerrarse, y la oscuridad está descendiendo.

Con pies cansados he andado por mi camino, aún discierno la luz sagrada…
Así déjenme tomar sin desamor el camino de no retorno.

 

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *