(mes de) Abril

El extraño calor del joven sol obedeciendo, ¡mira!, pequeñas cuentas de verde comienzan a crecer, y flores ocultas han fechado sus cimas para mostrar donde tarde polvos secos jugaban rudamente. No es el mes, ¡pero todo el mundo yendo hacia mayo! Ven entonces conmigo, te llevaré, porque sé dónde los primeros espinos y blancas flores de viento vuelan: nosotros dos solos, eso va sin el decir.
El mes tiene nubes traicioneras y se mueve en miedos. Este abril avergüenza al mes mismo con sonrisas: en cuyos nuevos ojos no conozco un paraíso de lágrimas, pero aún deseo sereno y entre ratos, tan grandioso de ver que hasta la gracia de abril hace sólo maravilla ante su único rostro.

 

traducción: HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *