Selecciones

El telescopio selecciona polvo de estrellas en el limpio cielo de acero y me lo envía.

El teléfono selecciona mi voz y la envía a través del país miles de millas.

Los ojos en mi cabeza seleccionan páginas de recuerdos de Napoleón… un manipulador de harapos, una cabeza de caminos de sueños en una lámina de niebla… los paneles del palacio cerrados en tragos de nadie, nada de cascos de plata… al final todos venimos a una isla rocosa y el abrazo de los malecones.

 

traducción: HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *