Kreisler

Véndame un violín, señor, de vieja y misteriosa madera. Véndame un violín que haya besado noches oscuras en la frente, donde los hombres besan a las hermanas que aman. Véndame madera seca que ha dolido con pasión agarrando las rodillas y brazos de una tormenta. Véndame pelo de caballo y rocín que haya mamado en los pechos del sol de la mañana por leche. Véndame algo aplastado en la sangre de corazones de dolor más preparado que siempre por una canción más.

 

traducción: HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *