Asesinos

Estoy puesto alto sobre todos los otros en la ciudad hoy.

Soy el asesino que mata para aquellos que desean hoy una matanza.

Aquí hay un hombre fuerte y joven que mató. Había un viento que conducía polvo de ciudad y estiércol de caballo y él se paró en una intersección de cinco alcantarillas y bombeó las balas de una pistola automática en otro hombre, un conciudadano. Por consiguiente, los fiscales, conciudadanos, y un jurado de sus pares, también conciudadanos, escucharon el testimonio de otros conciudadanos, policías, doctores, y luego de un veredicto de culpable, el juez, un conciudadano, dijo: ‘Te sentenció a ser colgado por el cuello hasta que estés muerto’.
Entonces hay un asesino a ser asesinado y yo soy el matador del asesino de hoy. No sé por qué golpea en mi cabeza en las líneas que leí una vez en un viejo manual escolar: Yo seré reina de la Flor de Espino, madre, yo seré reina de la Flor de Espino. De cualquier modo, vino de retorno en lenguaje así como aquel hoy.
Yo soy el asesino honorable hoy. Hay cinco millones de personas en el estado, cinco millones de asesinos para quienes mato, yo soy el asesino que hoy mata para cinco millones de asesinos que desean una matanza.

 

traducción: HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *