Tres anotaciones de primavera sobre bípedos

La gota abajo del mirlo, la captura del ala de vuelo detenido, la detención a mitad de camino y luego afuera: afuera por triángulos, círculos, saltos y nuevos jeroglíficos, éste es el modo de abril, una mujer: ‘Oh, sí, estoy aquí nuevamente y tu corazón sabe que estaba viniendo’.
Palomas blancas se precipitan al sol, una maratón de hazañas de ala está en marcha: ‘¿Quién ama más el peligro?, ¿quién ama más alas? ¿Quién da saltos mortales por la gracia de Dios en el nombre del poder del ala en el sol y el azul de un jueves de abril?’ Entonces diez cabezas aladas, diez pies alados, corren sus formas blancas sobre Elmhurst. Ellos van rápido: una vez los diez juntos fueron una pluma de una burbuja de espuma, el remolino de un crisantemo hablando a la plata y el azul.
La niña está en mis hombros. En el brillo de la luna de la pradera las piernas de la niña cuelgan sobre mis hombros. Ella se sienta en mi cuello y yo la escucho llamándose un buen caballo. Ella se desliza abajo, y en la plata de luna de una corriente de pradera, ella arroja una piedra y ríe ante el clac-clac.

 

traducción: HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *