Cuerdas

En la mañana, una mañana de domingo, sombras de mar y contornos de rocas en sus ojos..  a caballo con botas y guantes de cuero junto al mar.
En la tarde, una tarde de domingo, una cuerda de perlas en sus hombros blancos… y un hablante, inquietante terciopelo negro, recayendo en el silencioso… golpeteo de marchas rusas en un piano… impulso de tormentas de nieve a través de Nebraska.
Sí, cabalgando en las colinas junto al mar… sentado en las llaves de marfil en terciopelo negro, una cuerda de perlas sobre hombros blancos.

traducción: HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *