Cintas

Las he guardado todas, ni una fue tirada, ninguna se la dimos al trapero, ninguna lanzada a un rincón con un ‘Puf’. Las rojas y las azules, las largas en franjas, y cada una de las pequeñas a cuadros en blanco y negro. Guárdalas: le digo a mi corazón: otro año, otros diez años: ellas serán deseadas nuevamente. Vinieron una vez, vinieron fácil, vinieron como una primera ráfaga de nieve a fines de octubre, como cualquier cosa súbita, presuntuosa, hermosa, y eran baratas de precio, baratas como nieve. Aquí una roja y allí una larga en franjas amarillas, oh, no habrá trapero que tenga éstas aún en un año, aún en diez años.

 

Carl Sandburg, por HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *