Golpes y carreras

Recuerdo los jugadores de pelota de Chillicothe agarrando a los jugadores de pelota de Rock Island en un juego de dieciseis entradas terminado por la oscuridad. Y los hombros de los jugadores de Chillicothe eran un humo rojo contra la puesta del sol y los hombros de los jugadores de Rock Island eran un humo amarillo contra la caída del sol. Y la voz del árbitro estaba ronca gritando las bolas, barridas y afueras, y la garganta del árbitro luchaba en el polvo por una canción.

 

Carl Sandburg, por HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *