Velos

Los conservé a todos, ninguno fue tirado, ni una fue dado al trapero, ninguno lanzado a un rincón con un ‘pufff’. Los rojos y los azules, los largos en franjas, y cada uno de los pequeños en blanco y negro a cuadros.

Guárdalos: le digo a mi corazón: consérvalos otro año, otros diez años: ellos serán deseados nuevamente. Ellos vinieron una vez, vinieron fácil, vinieron como una primera ráfaga de nieve a fines de octubre, como una cosa súbita, hermosa, presuntuosa, y eran baratos de precio, baratos como nieve. Aquí uno rojo y allá uno largo en franjas amarillas, oh, no habrá traperos que los tengan aún en un año, hasta en diez años.

 

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *