Perdedores

Si debiera pasar por la tumba de Jonás me detendría allí y me sentaría un rato, porque una vez fui tragado en la profunda oscuridad y salí vivo de allí después de todo.

Si pasara por el lugar de entierro de Nerón, le diría al viento ‘¡Bueno, bueno!’, yo, que estafé en un mundo en fuego, o que he hecho tantas trampas no merezco hacerlo.

Estoy buscando también la tumba de Simbad. Quiero sacudir su mano de fantasma y decir, ‘¿Ninguno de nosotros murió demasiado temprano, cierto?’
Y el último lugar de sueño de Nabucodonosor, cuando arribe allí le diré al viento: ‘Tú comiste el pasto, yo he comido cuervo, ¿quién es mejor ahora o el próximo año?’
Jack Cade, John Brown, Jesse James, allí también podría sentarme y detenerme un rato. Pienso que podría decir a sus lápidas: ‘Dios, déjame recordar a todos estos buenos perdedores’.
Podría pedirle a la gente que arroje cenizas a sus cabezas en el nombre de aquel sargento en Belleau Woods, caminando hacia los fuegos de tambor, llamando a sus hombres ‘Vengan, ustedes… ¿quieren vivir para siempre?’

 

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *