Canción de viento

Hace tiempo aprendí cómo dormir, en un viejo huerto de manzanos, donde el viento barrió contando su dinero y lanzándolo, en el huerto demacrado por el viento donde las ramas fueron bifurcadas y escucharon o jamás escucharon, en un paso de árboles donde las ramas atrapaban el viento silbando. ‘¿Quién, quién eres tú?’ Yo dormía con mi cabeza en un codo una tarde de verano y allí tomé una lección de sueño. Allí salí afuera diciendo: Sé por qué ellas duermen, sé cómo ellas atrapan a los tramposos vientos.
Hace tiempo aprendí cómo escuchar al viento cantando y cómo olvidar y cómo escuchar el profundo silbido, abofeteando y caducando bajo el azul del día y las estrellas nocturnas: ¿Quién, quién eres tú? ¿Quién podría olvidar escuchar al viento pasar contando su dinero y dejándolo caer?

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *