Zanjeros

Veinte hombres se paran observando a los zanjeros apuñalando los costados de la zanja donde la arcilla reluce amarilla, conduciendo las hojas de sus palas más profundo y más profundo por las nuevas redes de gas, limpiando el sudor de sus rostros con rojas bandanas los zanjeros continúan trabajando… pausando… para sacar sus botas de los chupaderos donde chapotean.

De los veinte que están mirando diez murmuran “oh, es un trabajo infernal”, otros diez “Jesús, desearía haber tenido el trabajo”.

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *