Transeúntes

Transeúntes, desde sus varios rostros relampaguean recuerdos, ahora al final del día, fuera de las veredas, donde las suelas de sus zapatos viajaron y sus voces se levantaron y mezclaron para formar el rugido de la tarde de la ciudad, obstruyendo un viejo silencio.

Transeúntes, recuerdo delgados entre ustedes, gargantas en el apriete de una esperanza, labios escritos con luchas, bocas que sólo besan por amor. Registros de grandes deseos con los que se durmió, sostenidos por mucho tiempo, rogados y por los cuales se trabajó para… Sí, escritos en sus bocas y sus gargantas los leí mientras ustedes pasaban.

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *