Traficante

Entre las sombras donde se cruzan dos calles, una mujer acecha en la oscuridad y espera para moverse cuando un policía se lanza a la vista. Sonriendo una sonrisa rota desde un rostro pintado sobre huesos demacrados y ojos desesperados, ella ofrece todas las noches a los transeúntes lo que deseen de su belleza desperdiciada, cuerpo desvanecido, reclamos idos y sin tomadores.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *