Puesta de sol desde la ventana del hotel Omaha

En las colinas del río azul van los corredores del sol rojo y la larga arena cambia y hoy es un condenado y hoy no vale la pena discutir.

Aquí en Omaha el crepúsculo es amargo como en Chicago o Kenosha.

La larga arena cambia. Hoy es un condenado. El tiempo golpea en otro clavo de latón. Otro pistón amarillo dispara la oscuridad.

Constelaciones rodando sobre Omaha como en Chicago o Kenosha. La larga arena se ha ido y toda la conversación es estrellas. Circulan en una cúpula sobre Nebraska.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *