Mujer con un pasado

Había una mujer que se arrancó un vestido de terciopelo rojo, y flageló la piel blanca de su hombro derecho, y una uña apurada escribió un zigzag carmesí.
Había una mujer que habló seis breves palabras y abandonó una vida que era vieja para ella por una vida que era nueva.
Había una mujer que hizo un juramento y dio un ronco susurro a un predicador y estaba todo terminado.
Ella era una ladrona y una puta y una mujer conservada, ella era una cosa para ser usada y jugar con ella. Ella vestía un vieja faja escarlata.

La historia es flaca y vacilante, blanca como un rostro en los primeros retoños del manzano, blanca como un abedul en la nieve de una luna invernal.
La historia jamás es contada. Hay labios blancos susurrando solos. Hay labios rojos susurrando solos.
En el fresco de las viejas paredes, en el blanco de las viejas paredes, la canción roja está terminada.

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *