Matan a líder rohingya de Kutupalong

Kutupalong tiene el dudoso honor de ser el campamento de refugiados más grande del mundo. Mohib Ullah, líder de la Sociedad por la Paz y los Derechos Humanos (ARPSH, por sus siglas en inglés), fue atacado por cuatro hombres armados, no identificados. En el fatídico momento estaba hablando con otros líderes de refugiados afuera de su oficina, luego de cumplir con el rezo de las oraciones del miércoles. “Le dispararon a corta distancia, en Kutupalong, declarándolo muerto en una tienda de Médicos Sin Fronteras[1]” reportó una agencia alemana de noticias.

“Estaba en un charco de sangre. Lo trajeron muerto al hospital de MSF”. Desde el crimen, todos los líderes rohingyas se han escondido. Nadie asumió su responsabilidad aunque algunos aseguran que fue obra del grupo extremista Ejército de Salvación Rohingya Arakan (ARSA, también por sus siglas en inglés), que ha realizado varios ataques a bases militares en Myanmar.

Saad Hammadi, veedor de Amnesty International[2], dijo que el crimen tendrá “un efecto escalofriante para toda la comunidad. Mohib Ullah era muy querido por todos, él hablaba contra la violencia en los campamentos, protegiendo siempre los derechos humanos de los refugiados”.

Ahora las autoridades bengalíes tienen el deber de investigar y someter a juicio a los responsables. Hammadi agregó: “La violencia en los campamentos es un problema creciente. Hay metidos carteles de drogas que matan gente y toman rehenes. Las autoridades deben evitar más derramamientos de sangre entre rohingyas”.

Ullah, que tenía 48 años, emergió como líder de la comunidad musulmana perseguida, luego de una represión del ejército birmano que los desplazó de sus aldeas en Rakhine, en 2017. Ullah formó el ARPSH seis meses después, ayudando en el descubrimiento de los crímenes de lesa humanidad perpetrados por el ejército de Myanmar y las milicias budistas.

En agosto de 2019 armó una protesta inmensa en Kutapalong, que actualmente contiene a 200.000 compatriotas. Aquel año viajó a Estados Unidos, donde acudió a un encuentro ecuménico organizado por ex presidente  Donald Trump.

Pero a partir de la pandemia, las fuerzas de seguridad bengalíes restringieron las actividades de Ullah, y el ARPSH está siendo judicializado y perseguido.

Actualmente se registra una calma inestable en los campamentos. Líderes y activistas rohingyas están monitoreando la situación en los campamentos, previendo que el crimen de Ullah tendrá mayores ramificaciones.

“No esperamos que surja otro líder progresista como él en los campamentos. Estamos muy tristes por su muerte” –posteó en Facebook Mayyu Khan, reconocido artista y fotógrafo rohingya.

También hubo condolencias de la Agencia de Refugiados de la ONU, y de ONGs que se preocuparon por las masacres sufridas por el pueblo rohingya. Esta es una más, personalizada y condensada en un líder fenomenal, querido e inteligente, sensible y orgulloso de su estirpe.

[1] MSF: Reconocida ONG del mundo hospitalario que suele atender crisis y emergencias humanitarias.

[2] Otra ONG, supuesta defensora de derechos humanos a nivel global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *