Lo que ha sido

La cara de una piedra más alta que seis caballos se paró cinco mil años contemplando el mundo pareciendo atrapar un secreto.

Un muchacho pasa y lanza una cabeza de negro que astilla la punta de la nariz de la cara de piedra; él deja volar una bola de lodo que salpica el ojo y mejilla derecha del viejo espectador.

El muchacho ríe y se va silbando “ee-ee-ee ee-ee-ee”. La cara de piedra permanece en silencio, pareciendo atrapar un secreto.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *