Bronces

I
El general Grant de bronce montando un caballo de bronce en Lincoln Park en el sol del día cuando los motores de los autos zumban en largas procesiones yendo a algún lado, citas para cenar y matineés, y comprando y vendiendo, aunque en la oscuridad y caída la noche, cuando altas ondas apisonan las losas de la costanera, a lo largo de la orilla del lago, cerca he visto al general atreverse a acercarse a los peinadores y hacer que su caballo de bronce monte sobre sus pezuñas y armas de la tormenta.

II
Cruzo Lincoln Park una noche de invierno cuando la nieve está cayendo. Lincoln en bronce se para entre las blancas líneas de nieve, su frente de bronce encontrando los suaves ecos de noticieros llorando a cuarenta mil hombres que están muertos a lo largo del Yser, sus oídos de bronce escuchando el rugido murmurante de la ciudad a sus pies de bronce. Un ágil indio en un pony de bronce, Shakespeare sentado con largas piernas en bronce, Garibaldi en una capa de bronce, ellos mantienen lugares en la fría, solitaria nieve esta noche en sus pedestales, y así las sostendrán pasada la medianoche y en el amanecer.

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *