Ventana de calle

El hombre de la casa de empeño conoce el hambre, y cuánto el hambre ha comido el corazón de uno que viene con un viejo recuerdo. Aquí hay anillos de boda y brazaletes de bebé, alfileres de bufanda y hebillas de zapatos, ligas enjoyadas, cuchillos a la vieja usanza con mangos incrustados, relojes de viejo oro y plata, viejas monedas gastadas con marcas de dedos. Ellos cuentan historias.

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *