Abogado

Cuando el jurado entra en archivos para deliberar un veredicto luego de semanas de exámenes directos y cruzados, calientes disputas de abogados y frías decisiones del juez, hay puntos de alto silencio, el chasquido de pulgares está en el final, alguaciles cerca de escupideras toman frescas mascadas de tabaco y esperan, y el reloj tiene una chance para que su tic-tac sea escuchado. Un abogado de la defensa aclara su garganta y se mantiene listo si la palabra es “culpable” para ingresar al movimiento para un nuevo juicio, hablando en voz baja, hablando en una voz levemente coloreada con amargos errores mezclados con paciencia monumental, hablando con la mítica espalda de Atlas de varios circunstancias injustas, absurdas.

 

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *