Puertas polvorientas

Niño de los dioses aztecas, ¿cuánto tiempo debemos escuchar aquí, cuánto antes de que nos vayamos?
El polvo es profundo en los dinteles. El polvo es oscuro en las puertas. Si los sueños sacuden nuestros huesos, ¿qué podemos decir o hacer?
Esperamos hasta temprano en la mañana. Desde muy, muy temprano, niño. Debe haber sueños en camino ahora. Debe haber una canción para nuestros huesos. El polvo se pone más profundo y oscuro. ¿Se estremecen las puertas y dinteles? ¿Cuánto tiempo debemos escuchar aquí, cuánto antes de que nos vayamos?

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *