Niño

El niño joven, Cristo, es justo y sabio y pregunta a los hombres viejos, preguntas halladas bajo el agua corriente para todos los niños, y encontradas bajo las sombras lanzadas sobre las aguas quietas por los altos árboles mirando hacia abajo, viejos y nudosos. Halladas a los ojos de niños solos, no contadas, cantando una suave canción en la soledad.

Y el niño joven, Cristo, continúa preguntando y los hombres viejos no contestan y sólo conocen el amor por el joven niño. Cristo, justo y sabio.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *