Jack

Jack era un moreno, arrogante hijo de la pistola. El trabajó treinta años en las vías, diez horas por día, y sus manos eran más duras que el solo cuero.

El se casó con una mujer dura y ellos tuvieron ocho niños y la mujer murió y los niños crecieron y se fueron, y le escribían al viejo cada dos años.
El murió en la casa pobre sentado en un banco al sol contando reminiscencias a otros viejos cuyas mujeres estaban muertas y sus hijos esparcidos.
Había alegría en su rostro cuando él murió, así como había alegría en su rostro cuando vivía –él era un moreno, arrogante hijo de la pistola.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *