Gitana

Le pedí a una compañera gitana que imitara una vieja imagen y hablara la vieja sabiduría. Ella dibujó en su mentón, hizo su cuello y cabeza, la pieza superior de un obelisco del Nilo, y dijo: quita la mordaza de tu boca, muchacho, y sé libre para mantener silencio. No le digas nada a ningún hombre porque ninguno escucha, aún mantén tus labios preparados para hablar.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *