Canción del valle

Tus ojos y el valle son recuerdos. Tus ojos fuego y el valle un cuenco. Fue aquí donde una salida de la luna se arrastró sobre la línea del bosque. Fue aquí donde dimos vuelta las tazas de café. Y tus ojos y la luna barrieron el valle.

Te veré nuevamente mañana. Te veré nuevamente en un millón de años. Ya nunca conoceré tus ojos oscuros. Estos son tres fantasmas que conservo. Estos son tres perros rojo-zumaque con los que corro.

Todo se envuelve y anuda en un acertijo: yo tengo la luna, la línea del bosque, y a tí. Las tres se han ido, y conservo a las tres.
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *