Jóvenes ranas rugidoras

Jimmy Wimbleton escuchaba una primera semana de junio. Zanjas a lo largo de los caminos de praderas de Northern Illinois llenan el arco de la noche con jóvenes ranas rugidoras. Infinitos graznidos matemáticos y metronómicos se elevaron y hablaron, se levantaron y cantaron, se elevaron en un coro de acertijos. Le hicieron doler la cabeza con enigmas de música. Descansaron su cabeza con cadencia rítmica. Jimmy Wimbleton escuchaba.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *