Huesos

Arrójenme bajo el mar. Empáquenme abajo en la sal y humedad. Ningún arado de granjero tocará mis huesos. Ningún Hamlet sostiene mis mandíbulas y habla sobre cómo las bromas se han ido y mi boca está vacía. Largos carroñeros de ojos verdes recogerán mis ojos, el pez púrpura jugará a las escondidas y yo seré canción de trueno, estrépito del mar, abajo en los lechos de sal y humedad. Arrójenme… bajo el mar.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *