Chicas trabajadoras

Las chicas trabajadoras van a trabajar a la mañana, largas hileras de ellas a pie en medio de las tiendas y fábricas del centro, miles con pequeños almuerzos envueltos en periódicos bajo sus brazos. Cada mañana mientras me muevo a través de este río de vida de la joven mujer me pregunto hacia dónde se está yendo todo, tantas con una flor de durazno de juventud en ellas y la risa de labios rojos y recuerdos en sus ojos de danzas la noche anterior y juegos y paseos.

Corrientes verdes y grises corren a la par en un río y así están siempre las otras aquí, aquellas que han estado sobre el camino, las mujeres que saben cada una el final de la apuesta de la vida por ellas, el sentido y la clave, el cómo y el por qué de las danzas y los brazos que pasaron alrededor de sus muñecas y los dedos que jugaron en sus cabellos.

Los rostros van sobre lo escrito: “Lo sé todo, sé donde van la flor y la risa y tengo recuerdos”, y los pies de aquellas se mueven más lento y tienen sabiduría donde las otras tienen belleza. Así las verdes y las grises se mueven temprano a la mañana en las calles del centro.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *