Muchacha de sueño

Tú vendrás un día en una vacilación de amor, cariñosa como el rocío, impetuosa como la lluvia, el bronceado del sol estará en tu piel, el ronroneo de la brisa en tu discurso murmurante, posarás con una gracia de flor de montaña.
Vendrás con tus delgados, expresivos brazos, una pose de la cabeza que ningún escultor ha captado, y matices hablados con la espalda y el cuello, tu rostro en un paso y repaso de talantes, tantos como los cielos en delicado cambio de nube y azul, y sol titilante.

Aún, puedes no venir, oh, muchacha de un sueño, nosotros sólo podemos pasar mientras el mundo se va y toma de una mirada de ojos en ojos, una película de esperanza y de día recordado.
traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *