Las cinco adoraciones

Te alabo, Dios, cuyos rayos se inician más allá de la luminosa estrella matinal: Nowit asali fardh salat assobhi allahu akbar.
Te alabo, Dios, el feroz y moreno, ¡cabalgas al mediodía hacia la guerra! Nowit asali fardh salat assohri allahu akabr.
Te alabo, Dios, cuyas flechas lanzan su radiación real sobre la cicatriz: Nowit asali fardh salat asasri allahu akabr.
Te alabo, Dios, cuyos fuegos parten, conduces tu coche por el cielo: Nowit asali fardh salat al maghrab allahu akabr.
Te alabo, Dios, cuyo corazón púrpura está oculto en el abismo lejano: Nowit asali fardh salat al asha allahu akabr.
A Achiha Khan.

 

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *