James L. Flood

Como suele suceder en la juventud del día, las nieblas oscurecen el rayo imperfecto del sol, quien, mientras se monta al extremo de la cúpula, las golpea y disipa con un rayo empinado, entonces tú, consumiste los vapores que han ceñido tu nacimiento, y manifestaste todo tu valor. Pero aún un vicio temprano obstruye la luz y mancha todo el visible y brillante despliegue de mente y caracter. Tú escribes.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *