Tú, enemigo de Cathay

Oh, él jamás juraba, y nunca sacudía una coleta, con un bate de ladrillo él no acecha para romperte la cabeza, juramento suave, a tí, hombre sobre el mar, un canto mientras él trabaja, porque él sabe muy bien, tu juventud, un truco de excesivo valor: ¡y él planea sin misericordia un nacimiento de conflagración!

 

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *