Greta Thunberg se mete en conflicto indio y sale quemada

Contra-manifestantes, avalados y orquestados por el presidente Narendra Modi, quemaron en Delhi efigies de la joven ambientalista sueca Greta Thunberg, luego de que ella tuiteara su apoyo a los granjeros que protestan en posteos que han impulsado una investigación de la policía hindú.

Multitudes se reunieron en la capital para protestar contra varias celebridades internacionales, incluidas la señorita Thunberg y la cantante pop Rihanna, que han inflamado sentimientos nacionalistas en India y han enojado al gobierno con sus tuiteos de apoyo a las protestas de los campesinos la última semana. Fotos de Thunberg y Rihana fueron prendidas fuego y se sostuvieron carteles advirtiendo que la “interferencia internacional en los asuntos indios no debe ser tolerada”.

Desde noviembre, cientos de miles de campesinos han acampado alrededor de Delhi demandando que se deroguen varias leyes agrarias que, según ellos, los dejarán arruinados y con sus cosechas en manos de grandes multinacionales. Luego de que su protesta se tornara violenta, miles arremetieron sobre el histórico Fuerte Rojo, generando la represión de la policía y el envío de tropas paramilitares, cerrando el ingreso, desarmando los sitios de protesta y bloqueando el acceso a Internet.

La joven Thunberg se vio envuelta en acusaciones de fomrar parte de una conspiración internacional criminal contra la India, luego de que tuiteara “una caja de herramientas” para la gente que deseara mostrar su apoyo a los campesinos. El documento incluía consejos para continuar la campaña, sugerencias de hashtags y asesoramiento sobre cómo firmar peticiones.

Aunque no es mencionada en el caso policial archivado, el tuit de Thunberg llamó la atención de la policía india, especialmente su caja de herramientas. Líderes del partido gobernante Bharatiya Janata (BJP) dijeron que es “evidencia de los planes internacionales de atacar a India”.

En respuesta a los informes de que Thunberg ha quedado procesada, Praveer Ranjan, comisionado especial de la policía de Delhi, dijo “No nombramos a nadie en el informe, es sólo contra los creadores de la caja de herramientas, que están siendo investigados por la la policía”.

El miércoles Thunberg había tuiteado: “Nos paramos en solidaridad con las protestas campesinas en India”, y el vínculo a un artículo sobre la horrible represión a las protestas. Un poco antes, Rhianna había tuiteado otro artículo sobre la represión policial, preguntando “¿¡Por qué no estamos hablando de esto!?”

El gobierno indio lanzó una aguda advertencia contra las celebridades tuiteando “hashtags y comentarios sensacionalistas en redes sociales”.

El jueves, luego de que se difundiera la investigación policial, Thunberg reafirmó su posición: “Aún apoyo a los campesinos y su protesta pacífica” tuitéo a sus 5 millones de seguidores. “Ninguna cantidad de odio, amenazas o violaciones a los derechos humanos cambiarán eso. #ProtestaCampesina”.

Estas protestas se han transformado en tema muy urticante en India, sin avizorarse una pronta resolución. Ya han fallado nueve rondas de conversaciones entre el gobierno y los campesinos, aún cuando la Corte Suprema suspendió el martes la implementación de las leyes. Los campesinos dijeron que mantendrán sus protestas hasta que el gobierno anule todas las leyes, promulgadas el año pasado, que promueven el agronegocio y la contminación ambiental.

El gobierno ha dicho que las leyes permitirán mayor inversión privada al arcaico sector campesino indio, y que traerá modernización. Los granjeros dicen que los cambios, que permitirán a grandes distribuidores comprar directamente a los sembradores, significarán el fin de los precios garantizados para sus cosechas desde hace siglos, y que los dejarán a merced de las grandes corporaciones.

El acceso de la prensa a los sitios de protesta ha sido cercenado. Un periodista fue arrestado por ingresar el fin de semana a uno de estos sitios, y nueve enfrentan cargos criminales, sedición y conspiración, por sus posteos en redes sociales relacionados con las protestas.

La nena linda, brillante y corajuda de Occidente, ahora es vista con malos ojos por miles de sicarios y mercenarios que Modi contrata en su manejo impúdico de la seguridad pública en el enorme y cautivante país asiático. Ellos son nacionalistas, fanáticos, y no vacilarán en prenderle fuego a su cuerpo, en carne y hueso, así como lo hicieron con sus angelicales imágenes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *