Una oración (dulce espíritu de Cesspool, escucha la oración de una madre)

Dulce espíritu de Cesspool, escucha la oración de una madre: ¡pacifica sus terrores y  perdona a sus vástagos! Sólo deja caer sobre los silurianos (¡y Dios en el Cielo se apiade de todos ellos!) las rojas revanchas de tu aliento fragante, caliente con las invisibles llamas de la muerte. Canta en cada nariz una melodía de olores, ¡y condúcelos del hocico a sus diversos infiernos!

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *