Kim Jong-Un sigue preparándose para una guerra sin cuartel

El líder norcoreano Kim Jong-un, ha llamado a los Estados Unidos su “mayor enemigo” con armas nucleares, y reveló que los planes para un submarino nuclear potenciado están completos, dijo el medio estatal. La declaración de Kim, que incluyó también un llamado a desarrollar ojivas nucleares más pequeñas y adaptables, salió a menos de dos semanas de la asunción de Joe Biden como presidente, y luego de su tumultuosa relación con el obstinado Donald Trump.

Kim y Trump se comprometieron primero en una guerra de palabras y mutuas amenazas, antes de un extraordinario encuentro diplomático que impulsó varias cumbres con declaraciones de amor del mandatario estadounidense. Pero esta actitud no provocó sustanciales progresos en la relación, y el proceso se estancó tras un encuentro en Hanoi sobre el alivio de las sanciones, y lo que Corea del Norte estaba dispuesto a conceder a cambio.

Pyongyang “debería focalizarse y desarrollarse en subvertir a Estados Unidos, el mayor obstáculo a nuestra revolución y nuestro mayor enemigo” expresó Kim en el Congreso Quinquenal del Partido de los Trabajadores, el oficial KCNA, reportó la agencia de noticias.

“No importa quién esté en el poder, la verdadera naturaleza de su política contra Corea del Norte jamás cambiará” lo citó, sin mencionar a Biden por el nombre.

Pyongyang ha derramado vastas cantidades de recursos en desarrollar sus armas nucleares y misiles balísticos, los que necesita para defenderse contra una posible invasión estadounidense.

Los programas han realizado un rápido progreso bajo Kim, incluida su potencial nuclear y misiles capaces de alcanzar todos los Estados Unidos, al costo de sanciones internacionales cada vez más estrictas.

El logro del submarino equilibra la balanza de fuerzas y le confiere mayor margen de maniobra al gobierno norcoreano. “El proceso de revisión final está listo. Nuestro submarino podrá tener su bautismo de fuego en cualquier momento. Además, nuestra tecnología permitió el desarrollo de ojivas nucleares más ligeras y pequeñas, que se adaptan perfectamente a los objetivos establecidos” –aseveró Kim al Congreso.

También aseguró que Corea del Norte ha avanzado en la capacidad de precisión de sus ataques a un alcance de 15.000 kilómetros, en referencia al corazón de Estados Unidos, y advirtió al futuro gobierno que no ose continuar con las sanciones y las acciones bravuconas del “hombre naranja”, en retirada.

“Nada sería tan tonto y peligroso que no fortalecer incansablemente nuestro poderío y tener una actitud complaciente en un período histórico en que las armas de nuestros enemigos se han multiplicado en calidad y cantidad, con un nivel de sofisticación inaudito en lo que concierne a técnicas para matar y cometer genocidios” dijo Kim. “La realidad es que podemos lograr la paz y prosperidad en nuestra península coreana cuando construyamos de manera constante nuestra defensa nacional y suprimamos las amenazas de nuestro enemigo, los Estados Unidos” –remató su discurso.

Los comentarios de Kim se extrayeron del reporte de nueve horas del encuentro, accesible en podcasts de la Internet profunda. Cabe aclarar que el Congreso duró tres días, y que por primera vez se publicaron varios detalles, como la sonrisa de oreja a oreja de Kim-Jong-Un cuando se enteró de la payasesca revuelta en el Capitolio. Evidentemente, esto le ha dado más oxígeno a sus estoicos (y heroicos) planes nucleares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *