Génesis (Dios dijo: ‘Que haya un hombre’, y de la arcilla)

Dios dijo: ‘Que haya un hombre’, y de la arcilla se adelantó Adán y, pensativo, salió caminando. La matriz de la cual fue obtenido su cuerpo, una cavidad con forma de hombre, vacía, permaneció oculta desde aquel tiempo primigenio hasta que en una tormenta reciente fue llenada con barro. Ahora Satán, envidiando el poder del Amo para hacer la carne que él sólo puede devorar, paseaba por el lugar y, parado junto al estanque, ejerció toda su voluntad para hacer un tonto. ¡Un milagro!, de aquel anciano agujero emergió Morehouse, a quien no le faltaba nada excepto un alma. ‘Para darle aquello yo no tengo el poder divino’ dijo Satán, tristemente, ‘pero le prestaré la mía’. El suspiró un vapor negro y lo introdujo en su creación, y hasta este día nunca lo pudo recuperar.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *