Un Milton enmudecido e ignominioso

Oh, soy el hombre desmedido, pero jamás han oído de mí, porque mi hermano, el hombre promedio, superó mi fama con rapidez, y estoy hundido en el mar del olvido, pero mi matón hermano mayor puede abarcar el mundo con su amplia notoriedad. Hago todo lo que puedo para que me presten atención, pero los periódicos ignoran al hombre desmedido con una extraña uniformidad.
Entonces cantó con una dolorosa nota una voz que escuché desde una playa, sobre las aguas negras parecía flotar como una parte mortal de discurso. El mar era el mar del olvido, y grité mientrás me sumergía para nadar: ‘El hombre desmedido residirá conmigo’. Pero no lo hizo, ¡yo me quedé con él!

 

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *