Un demagogo

¡Grita, grita, grita! Bajo la luna y el sol. Sí, es la chusma, y yo cotorreando, ¡y ey! por la historia que nunca termina.

¡Canta, canta, canta! Para cortejar el voto reacio. Yo estaré muerto, y mi decir será dicho y mi canción cantada hasta su última nota.
¡Apuñala, apuñala, apuñala! ¡Ah!, el cuchillo entre los dientes, estoy enfermo de cómo titila, ver cómo fustiga, ¡erra al enemigo para destrozar la vaina!
¡Golpea, golpea, golpea! Estoy batiendo el tambor de mamut. Mis tripas más bajas soplan los caños, es ¡oh, por los honores que jamás vendrán!
Era el doloroso chismorreo de la canalla marchando, era el elocuente Swift del maravilloso don, ¡el salvaje, extraño, mágico don de la palabra!

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *