Una pesadilla

Soñé que estaba muerto. Los años se habían ido: el mundo olvidó que un hombre como yo jamás había vivido y escrito: otros nombres eran saludados con homenajes, a su turno de morir.

En mi tumba creció una haya gigante, sus raíces traspasaron mi cuerpo, por todos lados, mi sustancia alimentó su crecimiento. Desde varias tierras venían hombres en tropas para ver a aquel árbol gigante.
Era sagrado para mi memoria y fama, mi monumento. Pero vino Allen Forman, henchido con el fervor de una nueva falsedad, ¡y talló sobre el tronco su odioso nombre!

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *