La mentira anual

¿Una feliz navidad? ¡Prudente, mientras viva! Me deseas algo que no necesitas dar. ¿Contenta o triste, qué significa? Para tí es igual si río, o muero.

Tu saludo vacío, como la broma de un párroco, encuentra todo su sentido en el oído de destino.

¿Por qué feliz Navidad? Por fe, frunzo el ceño antes que sonreír y dar cabriolas como un payaso con cosquillas.

Cuando los tontos están contentos los juiciosos lloran, los sabios son felices sólo cuando están dormidos.
¿Un presente? Ruega que lo diste para desarmar a un hombre más poderoso para hacerte daño.
¿No fue tu motivo? Bueno, no puedo dejar que pagues por favores que nunca obtendrás.
Perece la salvaje costumbre del regalo, ¡fundada en el terror y mantenida en frugalidad!
Lo que necesitan los hombres de honor para ayudar a su roncha lo compran o, servida la ocasión, lo roban.
Ve a celebrar el día con pavos, tortas, sermones y salmos, y, para los niños, mentiras.
Deja que Santa Claus descienda nuevamente por la chimenea, si el bebé duda, jura que es verdad.
‘Una mentira bien atrapada es tan buena como la verdad’ y Dios es demasiado viejo para legislar a la juventud.
¡Salud Navidad! Caigo de rodillas a mis pollos: Por una gracia mayor y una mejor llamada de la tumba. ¡Viva el Farsante! Lo que es decir, ¡Dios nos bendiga a todos!

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *