La letra chica –y local- de la elección yanqui

Además de la disputa por la presidencia, que ha revelado una vez más la masiva imbecilidad que prevalece en la nación imperial, seguramente más expandida que el mismísimo “chinese virus”, además de preparar los tambores de la guerra civil para lograr imponer definitivamente a las élites gerontes, plutócratas y supremacistas, sobre la chusma progresista que “quiere ser Venezuela”. Con ese sencillo argumento se engaña fácilmente a un enorme electorado –totalmente apolitizado o anti-político-. Pero basta de analizar qué va a pasar en la letra grande, aquí nos vamos a ocupar de los referendums que acompañaron a la votación a nivel estatal, abarcando un amplio espectro de asuntos controversiales, desde el aborto, la marihuana y el racismo, a la política impositiva, que vio enormes gastos de compañías como Uber y petroleras que lograron defender exitosamente sus intereses comerciales.

Este año se presentaron 124 iniciativas, 30 menos que en 2016. Una de las más interesantes se planteó en Colorado, donde se espera que los votantes hayan respaldado la reintroducción de lobos grises en terrenos estatales “para pagar una justa compensación a los ganaderos por las pérdidas que han tenido”.

En una de las iniciativas más caras de la historia estadounidense, en California se votó una ley que definiría a taxistas y deliverys como contratantes más que empleados. Una campaña liderada por Uber y Lyft, y el servicio de delivery Door Dash giró 200 millones de dólares para avalar la propuesta que le quitaría a los conductores la capacidad de reclamar derechos como empleados.

La libertaria California también rechazó la revocación de una propuesta previa que habilitaba al estado a usar programas de acción afirmativa para reparar los actos de discriminación racial o de género en el empleo público, la educación pública y la contratación pública. Y rehusó apoyar un cambio constitucional que podría elevar en billones de dólares el presupuesto para escuelas y gobiernos locales cambiando el sistema de valuación de la tasa de propiedad en grandes locales.

El movimiento Black Lives Matter elaboró varias propuestas en diversos estados. Por ejemplo, ayer los votantes de Rhode Island decidieron quitarle al estado la segunda mitad de su nombre “State of Rhode Island and Providence Plantations”, por las connotaciones esclavistas de la segunda mitad. Este cambio había sido rechazado hace 10 años.

En Mississippi, los votantes aprobaron reemplazar la bandera del estado, reemplazando la cruz de la batalla de la Confederación, controversial y racialmente manchada, con una imagen de la flor del estado, la magnolia, y las palabras “In God we Trust”, como en los billetes.

Los votantes de Utah y Nebraska aprobaron una medida que elimina la esclavitud como castigo por crímenes, disposición presente en las constituciones estatales desde fines del siglo 19.

New Jersey, Arizona y South Dakota legalizaron la marihuana recreativa, mientras Mississippi aprobó la marihuana medicinal. Oregon legalizó el psilocybin, un hongo psicodélico, para mayores de 21 años y ancianos. Una investigación muestra que la terapia con psilocybin puede ayudar a la gente que sufre depresión, ansiedad y adicción. Con estas cifras, el cannabis es legal para uso medicinal en 36 estados, y para uso recreativo en 15.

Nevada ha pasado a reconocer el matrimonio homosexual. Los cotantes de Colorado rechazaron una medida que hubiese prohibido los abortos luego de la semana 22 de gestación. Y en Washington se aprobó una iniciativa para impartir –a nivel pública- una educación sexual integral.

Arizona está cerca de acordar medidas impositivas que obligan a los ricos a girar dinero a escuelas públicas. Están intentando ser progresistas en un país que va completamente a contramano del mundo, en el esfuerzo por contrarrestar el cambio climático y el calentamiento global, lo que se ha de tornar dramático en caso de corroborarse la victoria de Trump.

Illinois aprueba que el estado pueda tasar rentas graduadas al ingreso, además de las fijas, ampliando las arcas con fines educativos o culturales.

En Alaska, las petroleras derramaron millones de dólares en una exitosa campaña para evitar un aumento del impuesto a la extracción de combustible de North Slope. el dinero ayudó a aliviar el déficit crónico del estado.

Finalmente, en Puerto Rico se respaldó la demanda por ser un “estado” más, con todos sus privilegios y prebendas. Nuevamente salió derrotado el independentismo, única actitud sana que podría remediar los males que azotan la isla desde el huracán María en adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *