Los tiempos están cambiando

‘El mundo es aburrido’ grité en mi desesperación: sus mitos y fábulas ya no son más bellos.  Rueda atrás tus centurias, oh, Padre Tiempo, transpórtame a Grecia en su dorado original. Trae de regreso a los hermosos viejos Dioses, a las ninfas deportivas, el tren jocundo de las dríadas, Pan tocando en sus cañas, las náyades, las sirenas cantando junto a los mares durmientes’.

‘No, sólo muéstrame una Górgona y me atreveré a alzar mis ojos a su peculiar cabello (los horrores fatales de su mollera de serpiente, aquellos hombres rígidos en un estado de piedra) y muere, erigiendo, mientras mi alma se va de aquí, una estatua de mí, sin gastos’.

Mientras hablaba escuché directo la voz del Destino: ‘Mira arriba, mi muchacho, la hermana Górgona espera’.
Levantando mis ojos, vi parada a la Medusa, Esteno, Euríale, en cualquier mano. Contemplé no petrificado y sin horror, ¡las muchachas habían envejecido y estaban completamente peladas!

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *